PRESENTACION

Fue a principios del siglo XVI, y cuatro años antes de su muerte que, según cuenta un compatriota suyo, “…habiendo recorrido toda la costa del mar del Norte, que fueron más de mil leguas, nunca le hinchó el ojo otra tierra más que ésta; y así entre las mercedes que pidió a Su Majestad, fue ser duque de Veragua, por alcanzar, por su experiencia y ciencia, ser la más rica tierra que debajo del cielo había.” Así se expresaba el clérigo conquistador Juan Estrada Rávago de Colón cuando éste realizó su cuarto y último viaje, tropezándose con la tierra que me vio nacer. Tierra que, en ese inicio, le dieran el nombre de Veragua; luego, Nueva Cartago y, finalmente, por aquellas áureas razones, Costa Rica.

Cristóbal no paró de recorrer, sorprendida su ambición, nuestra costa atlántica en varias ocasiones. Desde su carabela se le abotagaban los ojos aturdidos por la brillantez emergida de las grandes chapas de oro puro que a lo lejos se veían colgar, como preseas, de los cuellos morenos de los guaymíes, aborígenes nuestros furibundos, quienes nunca permitieron al almirante ni a sus hombres pisar esta su tierra sagrada, jamás por la costa caribeña hoy provincia de Limón, en aquellos primicios aires el dorado Cariay, desde Zorobaró hasta Cubiga, donde -decían los guías reclutados- se hacían los espejos.

Fueron casi seis décadas las que tuvieron que sobrevolar aquel cielo azul para que Juan de Cavallón, un tanto más estratega, se internara, partiendo con sus expediciones desde el Corregimiento de Nicoya, tierra adentro. Después, todo es historia.

Desde entonces, el saqueo de Costa Rica ha seguido, ha continuado igual o peor. Y ese es el caso de todos nuestros países latinoamericanos. Sobre todo en estos días del XXI que todavía nos cobijan con sus aires cada vez más densos y en donde las aguas que, hace solo unos pocos años, podíamos apreciar cristalinas y pletóricas de seres vivos, hoy son los caminos lodosos de torrentes de basura y desperdicio que avanzan imparables a enfermar la cama del mar y sus habitantes. De hecho, el alimento disminuye por contaminación o por la voracidad de deshumanos depredadores y la exigua calidad alimentaria hace que nuestra salud sea derribada por las hachas filosas de la inconciencia y la ignorancia, de fabulosos titanics transnacionales muy concretos.

Desde estos fosos maltrechos, intento declarar mi disconformidad tratando de enfocar aquellos problemas que pudiera observar en mi entorno, o rescatar las soluciones del medio que, con sus pesares, aún no deja de asistirnos. Mi deseo, entonces, es que puedan acompañarme participando de lleno en esta gira de sensibles pero definidos pensamientos siempre en apertura.

Nacido en San José según mi karma, en la capital de este pequeño país que una mosca alemana -dicen las pueblerinas lenguas- tapó en su mapa mientras Hitler intentaba hallarlo en los inicios de la II Guerra Mundial, estudié Filología española en la Universidad de Costa Rica. Con los amigos y compañeras de aquellos años setentas, anduve los senderos y escondrijos secretos de la poesía de los grandes maestros, entre los no menos alambicados caminos de la noche y la bohemia.

La música preñó mis instintos desde los nueve y formé parte de varios grupos musicales en aquellas mocedades, digitando la doble larga dentadura de un Hammond Spinet L-100. Los primeros poemas saltaron durante el colegio; sin embargo, la seriedad de la poesía me envolvió como un santo oficio durante mis años universitarios. Cinco libros de poesía inéditos esperan, ahora, romper las bodegas en donde los he guardado todo este tiempo. “Del pueril escriba” es un cuento que publicara en una de las revistas de la Universidad Nacional y un libro -editado por esta última-, compuesto por tres ensayos acerca del controversial tema de la última arribista nueva propiedad: “Las fronteras de la propiedad intelectual ” (2003).

Con optimismo, pues, llego hasta ustedes con este mi primer artículo en SOCIOPOETIZANDO, blog que hacía ya tiempo tenía muchísimas ganas de enarbolar y que hoy se ha hecho realidad gracias a la ayuda solidaria de mi hijo Afner. Dentro de esta enmarañada red, esta aparición inicial es como la de un bebé con sus primeros pañales, pero con la convicción y la seguridad de irse fortaleciendo conforme crezca, a la par de una tequiosa temática cuyo ancho se amplíe como un esbelto camino transitable. Es la idea.

Anuncios

11 responses to this post.

  1. Posted by Edgar on 16 mayo 2009 at 7:27 pm

    Buena nota tío!

    Responder

  2. Posted by randall ortiz on 16 mayo 2009 at 7:42 pm

    Es un placer encontrarse con espacios como el suyo. En el que, sin lugar a dudas, nos vamos a enrriquecer muchísimo.
    Yo soy músico y me encantaría más adelante tener en su espacio la oportunidad de comentar sobre las artes y la cultura en este hermoso país, Costa Rica! Gracias a vos y no menos a Afner por darnos una tan rica alternativa. Estamos en contacto, afectivamente, Randall Ortiz Hdez

    Responder

  3. Posted by gerardo vargas alcázar on 17 mayo 2009 at 12:21 am

    Esto era lo que necesitábamos. Ahora si la cosa se puso color de hormiga

    Responder

  4. Posted by Pablo David on 17 mayo 2009 at 5:50 am

    muy tuanis tio!! buenisima nota!! ahi estaremos en contacto con este blog!!

    Pura Vida!

    Responder

  5. Para los que pedian como dice mi primo “Esguillar”.
    Un rico espacio, dice me primo Randall.
    Y con la cosa color de hormiga dijo Varguitas!
    Asi comienza una travesia parcial por los campos mentales de la persona que me dio el 50% de lo que soy.
    Las opiniones que el “el blogger” exprese, ricas per se, seran nutridas con los puntos de viste de los que se atrevan a expresar y compartir lo que se dice aca.
    Las sugerencias, como las del primo, seran de gran ayuda para el mejoramiento de esta ventanilla de vision Hernandez.por el momento me despido.

    PD: disculpen las faltas de pountuacion y ortografia, hijo de filologo no sale pintado!

    Responder

  6. Posted by Marquito on 18 mayo 2009 at 1:55 am

    Que bueno ver las palabras de tio en el web, y tambien las notas de los primeros lectores. Espero los articulos que bienen.

    Responder

  7. Posted by Humboldt on 18 mayo 2009 at 1:13 pm

    Definitivamente que necesitabas esto para que sigamos deleitandonos con tu fina prosa a la hora de repartir leño a los que se lo merecen, tan llenos que estamos de ellos utlimamente en este reino de OAS. Felicitaciones Herr Walter!!

    Responder

  8. Posted by David on 19 mayo 2009 at 9:14 pm

    Ese es Walter Hernandez, sin mas ni menos…

    Responder

  9. Posted by Cesar on 24 mayo 2009 at 8:09 pm

    Bienvenido al ciberespacio, adonde las palabras no se las lleva el viento y se protegen del tiempo, para los que vengan buscando y haciendo caminos. Fanático de explorar esa mente brillante, espero seguir compartiendo de su conocimiento. Abrazo, Walter.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: