DESDE ADENTRO

Aunque para Yoani Sánchez -filóloga cubana de treinta y tres años- la Generación Y abarca a aquellas personas que nacieron en Cuba entre los años 70 y 80’s, y cuyos nombres propios dieran inicio con la letra Y, para otras instancias el concepto se utiliza para señalar el cohorte demográfico sucesor a la generación X que toma en cuenta los seres nacidos del año 1981 a 1992. Sea como sea, así fue como ella bautizó su polémico blog.

Hace quince años logró construirse su propia computadora y, desde el 2007, escribir su blog con tan buen tino y escritura objetiva, llana y puntual, contadora de relatos cotidianos ejemplares, que ese talento le ha valido el best blog 2009 de Time.com.

Dibujo

Evidentemente, el tratamiento de la temática de sus artículos tiene que ver con los sucesos en la isla, su dificultad y peripecias para acceder a Internet, ya sea a través de las instituciones de gobierno o desde los hoteles con carnet de turista; constituyéndose en una portadora de crítica y desaveniencia para con el gobierno cubano y en un enlace para con otros coterráneos aislados de su isla.

Amante más de la informática que de la filología, Yoani se la pasa entre las obligaciones de la casa y la mantención de su hijo, y entre su trabajo social y el literario.

Nos cuenta, por ejemplo, cómo la ortografía ha sido tan descuidada en Cuba, que sus alumnos escriben Quijote con K, que alguien por escribir “civil”, pone “sibir”; de muchos cubanos encarcelados y sus luchas terribles; de la burocracia y la corrupción dentro de las clases militares; de sus asuntos personales y de su hijo; de mil asuntos más, algunos de ellos, realmente, relatados con sencillez y maestría.

Pensaba, entonces, que definitivamente tenemos que dejar sentado que en Cuba la libertad de expresión está limitada. Que nadie se puede dar el lujo de escribir lo que quiera puesto que, muy probablemente, esté condenado a pagar por ello de alguna manera.

Igualmente, tenemos que dejar sentado que en Costa Rica no padecemos de las totales limitaciones de expresión que Yoani sufre. Internet está casi al alcance de todos y podemos hacer cuantos blogs queramos. No podemos decir lo mismo de escribir para los medios más importantes del país porque cuentan con sus consejos de censura, con sus juntas directivas, grupos de accionistas y líneas de pensamiento direccionadas según intereses muy cerrados. Claro,  arrastrados primordialmente por el factor económico.

A las televisoras les vale un bledo pasar programas culturales: brillan por su excesiva ausencia y, como sabemos, las telenovelas, los top shows y los programas livianos y concursos han invadido el espacio en porcentaje desmedido.

Sin embargo, a pesar de ello, uno puede indagar fácilmente que en Cuba la discriminación a los homosexuales existe y que la prostitución escolar, con participación de maestras y maestros, va cada día en aumento con la finalidad de asegurar a los turistas placer “de primera” y sin ambages.

Prostitucion Infantil en Cuba

Pero, también, en nuestro país la prostitución infantil existe y la discriminación se da de múltiples formas; con el agravante de que nuestros políticos, además, han vendido nuestro aeropuerto a empresas extranjeras y a unos pocos socios y la policía que allí todo lo custodia, increíblemente, es privada. Están en subasta nuestros puertos marítimos. Nuestra Guanacaste ya casi no es nuestra: para estar a gusto allí, tenés que dominar el inglés y manejarte en moneda extranjera.

También, quienes portan el estandarte del poder, son los que más dinero tienen y, por tanto, los que han de dar al siguiente caballero o mandataria las riendas de este caballo dolido y burlado.

Así las cosas, Yoani, de lo que carecen ustedes allá, aquí pudiera sobrarnos de alguna manera; pero, también, es probable que muchos beneficios que haya en su tierra, por aquí los estemos perdiendo. Porque nuestro país, cuya biodiversidad sigue siendo una de las más altas del mundo, está en peligro constante por empresas como las piñeras, por el uso abusivo en la tierra y el agua de venenos como la atrazina y de negocios oscuros desorbitados e insospechados: la droga por doquier y el lavado de dólares.

Creo que en el mundo de hoy, con el deterioro que ha ido sufriendo en muchos de sus niveles, ya nos queda cada día menos techo en donde guarecernos de la atribulada tormenta, de ese futuro grisáceo que pudiese abalanzarse sobre nuestros temerosos y débiles talones si no alertamos a nuestros hermanos de lo que está sucediendo. No dejemos de blandir, Yoani, la indoblegable esperanza!

Anuncios

4 responses to this post.

  1. Posted by Pablo David on 16 junio 2009 at 11:48 pm

    Que bueno Pibe, que excelente crítica! Lamentablemente así es… Ahora el que dinero tiene todo lo puede y tiene… Y el lugar de nuestro país donde más turistas visitan ya ni nuestro es, jajaja!! Hasta risa da, pero risa de impotencia y cólera!
    Pero bueno, como dijo usted, no hay perder la indoblegable esperanza… E intentar hacer lo que uno pueda contra eso!

    Como siempre, es un placer leer su blog.

    Responder

  2. Posted by david on 17 junio 2009 at 1:44 pm

    Una nota al pie de página:

    Más que una cuestión de fondo, quiero referirme a la expresión “prostitución infantil”. Cuando queremos denotar una actividad sexual comercial en la que participan menores de edad, sean niños, niñas o adolescentes, siempre hablamos de “explotación sexual comercial”, ya que sin importar un eventual consentimiento de la persona menor, la persona adulta comete un acto de abuso y de explotación, sea como proxeneta o como “Cliente”. El menor debería ser protegido de esta clase de energúmenos que explotan sexualmente su cuerpo -un niño, una niña o un adolescente- y no condenado al escarnio público por un delito atribuido a él o ella, que no comenten, sino al que son inducidos por una comunidad adulta corrupta y ambiciosa.

    En este tema de la explotación sexual comercial de menores, existe una variable clarísima, pero no siempre evidente: nuestra organización política-económica, que se estructura alrededor del consumo, y por tanto del poder adquisitivo, genera iniquidades peligrosísimas. Las brechas sociales, cada vez más profundas; las brechas tecnológicas y la denegación de acceso a servicios que por principio, por derecho humano fundamental, tendrían que ser universales, (salud, educación, recreación, cultura y deporte) obligan a amplios sectores de la sociedad a desarrollar estrategias de sobrevivencia y de acceso al “bien común” -que por cierto de común no tiene ni la inicial- de cualquier manera. y fíjense ustedes que el sector de población que aporta más victimarios es el sector más joven de la población (17-35 años) justamente porque nuestra niñez, hace ya muchos años, con todo y su vulnerabilidad y causa de ella, viene siendo el sector más violentado, más abandonado, más expuesto a niveles de violencia -doméstica, comunitaria e institucional- cuyo umbral se ubica mucho más allá de lo que podemos imaginar.

    Gente, si queremos un país mejor, -que la fórmula debe ser muy compleja- empecemos al menos, por amar, cuidar, proteger a nuestros niños, a los de los vecinos, a los de las escuelas y colegios, antes que traspasemos el punto de no-retorno.

    D

    Responder

  3. Posted by Randall Ortiz on 18 junio 2009 at 6:20 pm

    Me parece muy importante denunciar y comentar sobre estos temas tan contraverciales; y es que las grandes esferas sociales nos tratan de vender que estos casos se ven sólo fuera de nuestras fronteras!…….Me parece acertada la recomendación de velar todos por nuestros niños, niñas y adolecentes! Muy bueno tú blog Pibe! Espero el nuevo post.

    Responder

  4. Posted by Elizabeth Madriz on 18 junio 2009 at 7:03 pm

    Walter, ya sabés que no soy buena comentarista, pero estoy totalmente de acuerdo de que hay que presentar lucha ante tan terrible flagelo.
    Una se siente impotente de ver tantas malas noticias en los periódicos y televisión, y espera que no le pase a algún familiar, pero como dicen los anteriores comentarios, la lucha se da amando a nuestros niños y niñas que desde pequeñitos se van sintiendo protegidos y, sobre todo, amados y ayudarles a entender que el dinero no lo es todo, y, lo principal, darles buen ejemplo.
    Tambièn, ese maldito amor al dinero y al bienestar fàcil es lo que màs ha perjudicado.
    Es mejor tener poco dinero pero ganado honradamente, con trabajo, y no esperar que le llueva ese dinerito sin importar de dónde venga.
    Bueno, creo me salí un poco del tema, pero es lo que siento.
    Hasta pronto. Eli.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: