VIDEO DE LA HISTORIA

Aulo Gelio, abogado y escritor romano del siglo II, quien escribiera Noches Aticas, texto de 20 libros en los que llegó a anotar todas las curiosidades que oía o leyera de otros libros, notas sobre materias variadísimas e, incluso, sobre autores cuyos escritos se han perdido, cuenta que existió en Roma un personaje muy rico llamado Lucio Veracio quien gustaba de salir a las calles y, en lo que algún transeúnte pasaba por enfrente de él, le propinaba una bofetada en la cara, para, de inmediato, ordenarle a un esclavo que le acompañaba cargando un saco de monedas de cobre, que indemnizara al presente ofendido con la suma de 25 ases.

De esta manera se divertía este hombre teniendo para sí que cualquier ofensa se detiene con el pago debido, por un precio, no conociendo verguenza ni sintiendo culpa alguna, puesto que el efecto final de sus actos eran reducidos a la tal indemnización, cuando sabido es que ésta no necesariamente cubre el acto del transgresor. El filósofo Schopenhauer pensaba que para que la conducta que intenta reparar un acto negativo sea verdadera, debe llevar compasión e intención benéfica.

En otras palabras, Lucio Veracio resarcía el daño producido a terceros con dinero, como suele hacerse, solo que de inmediato, evitando cualquier problema, y –tal como decimos en Costa Rica- a “guevo”, a la fuerza. Si nos ponemos a revisar ciertos programas televisivos, como los de la cámara escondida, en ellos se actúa de igual manera. Primero, se pone en ridículo a las personas mientras son filmadas y, luego, para tirarlas al “aire”, les pasan un cheque que, finalmente, la gente sin dignidad, no rechaza.

Exactamente iguales actitudes toman los gobiernos de la república de muchos países latinoamericanos. En Costa Rica, la tristeza que produce la deforestación dentro de la Península de Osa para facilitar los proyectos habitacionales excesivos, problemas de conducción del aeropuerto Juan Santamaría que se entiende porqué diablos no se arreglan (una de ellas es que su seguridad es privada), la contaminación de muchas fuentes de agua por el uso de hierbicidas por empresas agroindustriales extranjeras, los puertos tomados por pesqueras cuestionadas en el mundo que impunemente trabajan el aleteo de los tiburones, cuya exterminación es apabullante, la Isla del Coco que ya no es ni la sombra de lo que fue hace solo unas décadas y muchos otros sucesos graves que hace rato atentan contra la estabilidad de la biodiversidad y del equilibrio vital, nos lo cambian, por ejemplo, por la construcción de un bendito estadio citadino para la práctica estelar del fútbol.

Estadio Nacional de Costa Rica

Los costarricenses de pronto se han quedado encandilados por la noticia de que, en algún momento, irían a estrenar ese esplendoroso estadio de lujo, digno de los países desarrollados, pero pobres en Natura.

Qué poca visión nos queda, qué panorámica más limitada, en donde, incluso, la construcción la está realizando personal del país oriental que supuestamente dona el inmueble, fundando un barrio chino en Costa Rica con centenas de individuos que, por último, nunca van a salir de aquí.

Esa es la clase de indemnización que nos es ofrecida después de que le han propinado, en media calle y públicamente, decenas de cachetadas y nalgadas a la dignidad del pueblo, mientras los propulsores ya filman la fábula que ha de serles chequeada con creces. Para el pueblo, un resarcimiento ridículo que degrada la vida, que no respeta al ser social y cuya mascarada cuasideportiva es una burla sobrecargada contra todos y cada uno de nosotros, a despensas de unos cuantos insaciables.

Anuncios

6 responses to this post.

  1. Posted by Humboldt on 1 julio 2009 at 7:44 am

    Me parece muy atinado el artículo, y hay que ponerse a pensar si el bendito inmueble de La Sabana no va a tener la dudosa calidad de los productos chinos porque, al primer llenazo, podemos enfrentarnos a una verdadera catástrofe, sin ser alarmista, ya que con solo que prueben un cubierto chino se darán cuenta de lo que hablo: hasta risa dan los productos hechos en China. En cuanto a nuestra riqueza ambiental, creo que ya tiene la suerte echada con gobiernos neoliberales.

    Responder

    • Es cierto. Y ahora, se ha podido comprobar que el mundo del fútbol, los grandes estadios, además de comportarse como escenarios para el ejercicio del deporte, son inmensas lavadoras de dinero: las constantes transacciones y venta de futbolistas por sumas multimillonarias no pasan por ningún tipo de control, no lo hay para ese negocio. De manera que, caray, sumemos un problema más a los habidos.

      Responder

  2. Posted by Pablo David on 3 julio 2009 at 11:49 pm

    Como futbolista me alegra el ver que construyen, en un país como éste, un estadio de esa magnitud; pero, al pensar que son majes chinos que al final del proceso se quedarán aquí, y que, como ud mencionó, hasta tienen un barrio, la verdad, da pereza…!!
    Luego, y pensando aparte: todo el montón de hierbicidas que contaminan el agua por unos cuantos (o muchos) pesos, sin pensar en el daño que hacen al medio ambiente (la real riqueza)…Como ud dice: ¡Qué poca visión! Pero, bueno, estaremos en pie de lucha, siempre!!

    Pura vida, Pibe, excelente!!

    Responder

  3. Posted by Edgar on 6 julio 2009 at 12:55 am

    Lo primero que me pregunté cuando lei la noticia del nuevo y lujoso Estadio Nacional fue: por qué no usan los cuarenta y resto de millones de dólares en un proyecto multifamiliar, eliminar precarios, invertir en libros, cuadernos y lápices de los cientos de niños que uno escucha diariamente que no tienen recursos para ir a la escuela? Una falta de transparencia, humildad y de deseo de ayudar al prójimo impresionante es lo que tiene este gobierno. Y no nos engañemos, cuarenta y tantos millones no erradicarían el hambre pero una cantidad así bien invertida, hace diferencia.
    Nos han comprado con puentes, aeropuertos, concesiones a multinacionales -y nacionales con argolla- constructoras para después cobrar peajes ridiculamente elevados, y ahora nos compran con un estadio. Atol con el dedo, diría mi abuelo.
    Nuestros gobiernos latinoamericanos nos dan nalgadas públicas, simultáneas, inmisericordes y nos pagan con analgésicos de tercer mundo. Nos desangran y nos cobran.
    Imperios modernos como la FIFA incursionando en los países del Caribe, un lugar donde el hambre no se quita con el sueño de llegar alguna vez a jugar una Champions League pero que adormece los sentidos.
    Bueno, la realidad es que la pesca China ilegal y el acogimiento de miles de chinitos les costó un estadio y uno que otro contacto a una que otra PYMES.
    En nuestros países hay gente con hambre, y el único medio de cambio por el que podemos obtener comida para alimentar lo usamos para concreto, butacas plásticas y quizá un lujoso césped artificial.
    Como lo he dicho y espero nunca cansarme de hacerlo: Nos falta amor por los demás, con solo eso podríamos ver lo que es realmente importante y no andar con egos con olores a premio nobel.

    Responder

  4. Posted by Humboldt on 6 julio 2009 at 6:56 am

    Tenés mucha, pero mucha razón; ya lo había dicho John Lennon: “All you need is love!” La verdad: nos hemos metido en una carrera vertiginosa por alcanzar grandes logros materiales, olvidando que somos seres humanos, que nos necesitamos unos a otros y que, como humanos, debemos al menos tratar de ayudarnos también. Felicitaciones por ser crudo, Edgar, solo así entendemos a veces!

    Responder

  5. Posted by Randall on 11 julio 2009 at 11:53 am

    Es muy acertado el post “Pibe” y buenísimos los aportes de Edgar,Pablo y Humboltd! Ciertísimo que en estos días nos meten “Gato por Liebre”…..y que la falta de amor es el detonante que refleja el desamor por los más necesitados! Solo nos queda seguir creyendo que todo ese mundo literalmente material se ha de derrumbar muy pronto para que nuestra raza vea por el agujero el Paraíso perdido!!…….

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: