ETICA Y POLITICA: AMARTYA SEN Y LEONARDO BOFF

Entre las muchas cosas que hemos olvidado está el que la Economía, al igual que la Política -en sus orígenes-, fueron ramales nacidos del antiguo ancho tronco de la Etica.

En Cambridge, Inglaterrra, la economía se enseñaba como una parte de la Diplomatura en Ciencias Morales (¿pondránseles rojas las orejas a los corruptos?): incluso, Adam Smith, el padre de la Economía Moderna, fue catedrático de filosofía moral en la Universidad de Glasgow. Clásicamente, Aristóteles, en su “Etica” relacionaba la economía con los fines humanos y, en su “Política”, dice que el fin del Estado es la promoción común de una buena calidad de vida.

Desgraciadamante y desgraciado él, en 1930, el influyente economista Lionel Robbins afirmó que no era posible, desde un punto de vista lógico, relacionar la Economía con la Etica. Entonces, empezó a darse un rotundo giro, determinante para la economía contemporánea, para el futuro de toda la Humanidad: el inicio de la civilización de la muerte del hábitat, entendido ahora como una gigantesca esfera de basura. El planeta con todas sus bellezas se convirtió, por mano de los metálicos hombres, en un trueque aparatosamente vulgar y decadente, de la vida a la artificialidad.

El indio Amartya Kumar Sen, Nóbel de Economía 1998, en su libro Sobre ética y economía, afirma que de los dos enfoques en que puede verse la economía, el ético y el técnico, es este último el que ha prevalecido. La economía de hoy, basada en la lógica, al distanciarse de la ética, empobreció rudamente la economía del bienestar, poniendo como fundamentos el comportamiento egoísta y racional junto a la maximización del propio interés.

Amartya Sen

Amartya Sen

Dentro de esa visión materialista de la economía de mercado, a los derechos no se les da un valor intrínseco sino que son vistos como meras entidades jurídicas con uso instrumental. De manera que la economía moderna abandona el análisis normativo profundo e ignora las consideraciones éticas en la caracterización del comportamiento humano real, centrándose en el comportamiento egoísta.

Hay ausencia de bondad: un modelo económico reduccionista que deja a un lado la humanidad, la justicia, la generosidad y el espíritu público –dice Sen.

En la terminología económica se le conoce como “Optimalidad de Pareto” o “eficiencia económica”. Plantea que un estado social es óptimo sí y solo sí no se puede aumentar la utilidad de uno sin reducir la utilidad de otro. Así, esta economía monista, unidireccional, no valora el logro social puesto que el comportamiento egoísta es la única base de elección económica.

Es utilitarista: al agente le son reducidos sus derechos morales y su libertad: si no renta, de cualquier manera es conducido a la muerte. A una muerte lenta, social, comunitaria…, increíble! Ejemplos sobran: a la C.C.S.S., tan millonaria, la tienen tan empobrecida que no puede comprar ciertos medicamentos por caros, negándoseles así a sus usuarios.

Pero, en cambio, sí hay dinero y tiempo para atender un par de señores que –en el fondo- pelean por el señorío de la madera hondureña –país empobrecido por ellos mismos-: aquel que usufructe de la silla presidencial ha de tener, por rebote, el manubrio del serrucho.

Recientemente, el teólogo brasileño Leonardo Boff ha recordado que los pueblos, para que se desarrollen dentro de sus historias, deben contar con una ética. Y enfatiza que, dentro de este mundo actualmente globalizado, es urgente que haya una ética sobre la cual los pueblos puedan convivir entre sí porque son las éticas las que le dan significado a la vida social a través de los sistemas de valores que plantean.

Leonardo Boff

Leonardo Boff

Boff afirma que las religiones siempre aportan las suyas, aunque por su gran diversidad, asimismo hay diferencias en las normas, sus comportamientos y actitudes.

Luego, nombra a la razón como la base de la ética que conformaron los antiguos griegos; pero que, sin embargo, a pesar de su universalidad, es necesario tomar en cuenta otros aspectos del ser humano (lo afectivo, lo estético y lo espiritual). “A las normas que rigen la vida personal las llamaron Etica y a las que presiden la vida social las llamaron Política. Por eso, para ellos, la política es siempre ética. No existe, como entre nosotros, política sin ética.” Con estas palabras, Boff verifica a Sen.

Posteriormente, Boff habla de una tercera fuente difusa e infinita: el deseo; desenfrenado dentro del capitalismo. Es el deseo desmedido de obtenerlo todo a cualquier precio, el consumismo destructor.

Por último, tenemos la ética del cuidado que lleva implícita la responsabilidad. Pues bien, Boff concluye que “Esta ética es imperativa hoy. El planeta, la naturaleza, la humanidad, los pueblos, el mundo de la vida (Lebenswelt) están reclamando cuidado y responsabilidad.” Esta es la ética que urge y que escasea, y que los políticos que nos asfixian no conocen ni reconocen.

De ahí que el teatro que se ha montado para mediar entre dos políticos hondureños deja mucho que desear. En la Honduras totalmente erosionada, ecológicamente desahuciada, ha vuelto a hacer de las suyas el militarismo. Acá, en Costa Rica, el presidente del país sustituye en sus labores propias al presidente de la OEA, José Miguel Insulza, insulsamente, en apariencia.

———

Nota:  Ver   “ETICA, POLITICA Y ECONOMIA”    en   La Mochila del Filólogo

Anuncios

5 responses to this post.

  1. Es muy responsable de su parte, don Walter darse cuenta de las realidades y manejarlas como Ud.;pero, eso es lo que realmente “da dolor”: mi espíritu y toda mi alma no soportarían ahondar así; es por eso que prefiero marchar por la vida con bandera de pendeja como muchos de mis contemporáneos.

    Después de leer sus brillantes ensayos, comprendo por qué todos esos ahora profesionales que le han encomendado a Ud. hacer o corregir sus tesis, han pasado con tan altas calificaciones a la primera. Gracias a Dios que existe gente tan valiosa como Ud. QUE DIOS LO BENDIGA Y SIGA ASI…

    Responder

    • Ha sido muy grato encontrarte aquí, Alba, en el blog. Bueno, y más que hacer comentarios, te agradezco la motivación que me das para seguir adelante con este proyecto de intentar literatura de altura a la vez que informativa. Espero contar con vos en los artículos futuros. Gracias.

      Responder

  2. Posted by Humboldt on 14 julio 2009 at 8:42 am

    Hoy en día resulta bastante difícil encontrar gente que aun crea que la ética está ligada a la política; desearía equivocarme y encontrar que el pueblo realmente cree en la buena fe de nuestros políticos, que éstos se esmeraran en encontrar soluciones para paliar crisis económicas y sociales y así ayudarnos a levantar nuestro nivel de vida; pero, lamentablemente, vemos cómo se han dilapidado millones de colones en tonterías, y hasta expresidentes y sus asesores son cuestionados por jugosas comisiones; ética: palabra difícil de que se pueda pronunciar junto a política!

    Responder

    • Eso es, mi amigo. Todavía ayer tuve la oportunidad de observar la reunión de los diferentes sectores productivos de la población con el presidente de la república. Uno se queda realmente pasmado de oír cómo nuestro presidente se refiere a los problemas latinoamericanos, a la necesidad de mejorar la educación, de darle más acceso a las clases más desfavorecidas a la salud y a la educación, en cómo el hombre tiene que proteger la naturaleza, etc, etc.; todo lo que habla pareciera salido de una mente que comulga con una socialización que lleva libertad a los ciudadanos. Estos discursos son semejantes a cuando habla en el algún foro internacional. Pero, mientras está ventilando esa serie de problemas que deben ser erradicados en Costa Rica, la ARESEP recibe un comunicado de Acueductos y Alcantarillados solicitando un 23% de aumento en el recibo de suministro de agua, en tanto que el aumento a los salarios públicos, en este caso, es inferior al 2%; de modo que a uno no le queda si no creer que lo que se maneja precisamente es el llamado “doble discurso”: se dicen unas cosas con sentido y que uno quisiera fuesen verdad, pero en la realidad se aplican con un tacto neoliberal deshumanizante. Gracias, Humboldt.

      Responder

  3. Posted by Dona on 16 julio 2009 at 12:34 am

    Los políticos proponen y ofrecen, el pueblo acepta y los elige esperanzado. Se entiende esta proposición como un contrato verbal, sujeto a cumplirse, de lo contrario sería una estafa. Pero, según la ley, a diferencia del robo, en la estafa “Es el propio sujeto pasivo quien sometido o mantenido en engaño, el que dispone de su patrimonio en su propio perjuicio, entregándolo al sujeto activo”.
    Revisando el Código de ética del Partido Liberación Nacional, dice así :
    Artículo 22, Capítulo V. Deberes y prohibiciones éticas en el ejercicio de la función pública.
    c. Deber de probidad. Ejercer sus labores con probidad. Debe actuar con honradez cuando haga uso de bienes públicos que le son confiados en razón de su cargo o cuando participe en la discusión de temas o proyectos de ley que comprometan de alguna forma el patrimonio público. Ética, compromiso, probidad, etc., se pueden traducir en algo tan sencillo como hacer las cosas bien y con ganas.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: