REFLEXIONES EN UN DIA CUALQUIERA (1)

Antes de volver con los Mayas en su III Parte, tema interesante, misterioso y, a veces, desconcertante, he querido escribir acerca de esas cosas que caminan con uno en algunos instantes de la cotidianidad. De este plano real, en donde las cosas se mueven vertiginosamente y en el cual, cada vez con más énfasis, las personas sobresalen por lo que tienen y ostentan y no por lo que fueron, han sido, son o serán,  mientras nos sea posible.

El verbo final conjugado en el párrafo anterior, es el verbo SER. Hablemos un poquito de este verbo, uno de los más importantes del idioma que nos tocó hablar. El asunto no es nada complicado: la forma latina es SEDERE (ser). El verbo conjugado es sedeo, sedi, sessum: estar sentado, permanecer, estar, quedarse quieto, quedarse fijo, ocupar.

Sedentarios

Sedentarios

De modo que, por esa razón, de allí proviene la palabra sedentario, el habitante que se queda en un lugar, donde hace “sede”, donde va a estar, a permanecer, en donde “sienta seso” [palabras de la misma fuente profunda]. Casi que sentarse, ser y hacer seso (los sesos como componentes del cerebro > pensamiento) son términos familiares: para pensar hay que establecerse, asentarse en un sitio. Sedentario es lo contrapuesto de nómada: la persona que viaja, que no para, que vive sin sitiarse, sin situarse, aquel que no se queda en ningún lugar, el aventurero [¿el que no piensa ?].

HABERE en latín es TENER. Por eso, en contabilidad el haber se contrapone al deber. El haber es tener. Si hay, entonces, tenemos. En la sociedad moderna, quien más tiene, ES más. El ser (como entidad individual humana) ha pasado a ser menos porque quien tiene cantidad -no importa lo que tenga- posee más prerrogativas en su sociedad que aquel que no tenga posesiones. Cantidad versus calidad.

Corolario: lo exterior, lo vistoso, lo accesorio, lo artificial, interesa hoy más que las cualidades interiores de las personas. Por lo tanto, también, en la sociedad capitalista, las posesiones aplastan las cualidades morales. De ahí que, todos los días, corremos el peligro de que alguien nos mate por una posesión mínima. Las cosas llegaron a valer más que las personas. ¡La cosificación de la vida! Frente a la pobreza del ser humano, el dolor humano.

Hoy he pensado en conceptos como educación, humildad y vanidad. Nosotros, los latinoamericanos y, en particular, como costarricenses, como seres sedentarios, siendo lo que somos, los que aquí estamos, individuos que conformamos un país, una región, unas costumbres, unos trabajos, una tradición, una calidad de vida, ¿habremos retrocedido en educación y en humildad, para ganar en vanidad; valga decir, en superficialidad y consumismo?

Si es así -y cada cual ha de tener una respuesta oportuna en su conciencia-, habremos, también, alterado el volumen del temor y, como consecuencia, la atmósfera de la libertad habrá sufrido un hueco de ozono en su amplitud y el toldo de su abrazo se habrá resquebrajado, cegando más y más a la justicia.

La Justicia

La Justicia

Lo que sí debe quedar patente es que los individuos de todas las latitudes del mundo no pueden dejar que la vida se apague bajo los rótulos ambiciosos del mercantilismo, ese que sigue esforzándose en alimentar los egos y sus apetitos desmedidos.

No podemos ceder el brazo ante la agresión de un infortunio secundado por los grupos de poder que no fijan su atención en las penalidades consuetudinarias de sus pueblos.

No nos queda más que ser firmes, recurrir a nuestros pares, trabajar, sembrar, potenciar el espíritu y dar un estimulante sorbo de agua a la diaria valentía.

weed

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: