LAS AGUAS TERRORISTAS Y OTRAS DESHUMANIDADES

El volumen del agua en el mundo se expresa mediante una cifra de gran importancia: 1.360 millones de km3, es decir  1.360 trillones de litros. Si dividimos esta cifra por cada ser humano, le correspondería a cada uno 250.000 millones de litros, lo que equivaldría a 400.000 piletas de natación. Bajo estas perspectivas, el agua aparece como un recurso prácticamente ilimitado. Sin embargo, de esa enorme masa líquida, sólo el 3% es dulce y la mitad de ella es potable.”  Es decir, solo 204 trillones de litros son bebibles; aún así, debería sobrar para todos: 3.750 millones de litros por habitante en el mundo. Desgraciadamente, su distribución planetaria es bastante irregular.

Niño tomando agua

Como en uno de los cuentos de Azimov, de ciencia ficción [género literario en el que la imaginación supera a la realidad, puesto que aplicando la ciencia las cosas han de suceder tal se prevea aunque parezca increíble], hoy, con la subida al poder en muchos países e instituciones del mundo de personas cuyo tizne político no es su inmediata corrupción sino el hecho directo de ser empresarios privados, adscritos sin dilaciones a consorcios o empresas que trascienden las fronteras de las naciones ( transnacionales, hipercontinentales o extraregionales), el problema de nosotros, los que conformamos el grueso de los pueblos, ha sido que esos político-empresarios, cuya visión ya no se inscribe  dentro de los parámetros de probeneficiencia popular, es que constituimos los paquetes de conejillos de indias que ellos utilizan diariamente para su fortalecimiento económico y financiero.

humo de las fabricas

Ese es, dolorosamente, el motor total de las acciones políticas en nuestra actualidad –Eduardo Galeano nos ayuda, con Espejos, una historia casi universal, a revisar el pasado, repleto de actos siniestros similares-. Los movimientos de los políticos ya no son políticos, lo son estrictamente económicos, no importa lo que haya que hacer para lograr sus fines, tal lo planteaba Maquiavelo.

En un artículo anterior habíamos hablado del divorcio que los neoliberales propiciaron, para los años 30s, para con la política, la economía y la ética; pues bien, ese desmembramiento del cuerpo social [que debiese ser un todo teóricamente amalgamado para su autocontrol] es lo que podemos llamar neoliberalismo, esa corriente de pensamiento económico que ha mandado a la ética al desván de los inútiles y que, desde hace mucho, propone que el más grande tiene derecho a comerse al más pequeño. Juan Pablo II, siendo representante de una de las organizaciones mundiales más fuertemente capitalista, le llamó capitalismo salvaje; yo diría: capitalismo terrorista.

Niño con sed

Pues bien, los ciudadanos del mundo, los pueblos, sobretodo de los países más desvalidos o no “desarrollados” [mito del progreso severamente equivocado puesto que el desarrollo nos ha acercado a la inminente muerte del planeta y sus habitantes] tenemos temores bien fundados acerca de que el futuro que se avecina, estando como estamos en manos inescrupulosas y salvajes, es nada halagueño:  herencia dejada -sin escrúpulos- a quienes acaban o están por nacer, a los niños y jóvenes del presente. Por ejemplo, Keya Achyria, funcionaria india, en un artículo al respecto dice que:

Más de 37,7 millones de personas sufren enfermedades en India por el suministro de agua contaminada, y unos 1,5 millones de niñas y niños mueren cada año, según nuevas estadísticas.“El mayor problema para la calidad del agua en India es causado por la materia fecal de humanos y animales”.

Y en los Estados Unidos:  “Los contaminadores -entre ellos los militares- están utilizando las aguas de EEUU como su depósito de descarga”, dijo el abogado Christy Leavitt, del Grupo de Investigación del Interés Público de EEUU por el Agua Limpia. “La organización señaló que entre julio de 2003 y diciembre de 2004, más del 62% de las plantas industriales y municipales del país descargaron sus aguas sucias en los canales, contaminando las aguas bebibles de EEUU más allá de los límites permitidos por la Ley del Agua Limpia (Clear Water Act, CWA).”

Si consideramos que son solo algunas decenas de empresas multinacionales –y unos pocos gobiernos- las que manipulan las grandes transacciones comerciales en el mundo y sus inversiones y que, algunas de ellas, se han dado a la tarea de hacerse de la mesa alimentaria y de las semillas que la constituyen, incluyendo la ingeniería genética que ha tocado maliciosamente a la naturaleza para transmutarla o transformar sus elementos en beneficio comercial unilateral; que, además, por ejemplo, en Costa Rica los ciudadanos no podemos distinguir cuál producto es o no transgénico porque sus leyes así lo permiten, que compramos los alimentos en el mercado sin la menor noticia de qué es lo que vamos a consumir, corriéndonos el riesgo de servir de continentes de lo que alguna empresa nacional o extranjera se le ocurra que padezcamos, incluida una epidemia, con el beneplácito y la firma de aquellos que de turno usufructan del poder, debiendo estar vigilantes. Estamos indefensos, a merced de esta nueva forma de Inquisición.

transgenic_love____by_catpuff_noir

La ingeniería genética juega con la Naturaleza

Es majadería hablar de la proliferación de la basura, demoníaco polípodo imparable que asfixia los ríos y los mares porque la educación no da para que los pueblos aprendan mientras las industrias no abandonen el uso de plásticos en la manufactura de sus productos, ni se erradiquen los aerosoles, los agroquímicos y los pesticidas. El consumo es más fuerte que la educación que se pueda brindar.

Ratas alimentadas con transgenicos

Ratas alimentadas con granos transgénicos: todos sus órganos se ven disminuidos.

Desconcertado, el ciudadano no sabe porqué en un país rico en agua y en biodiversidad, por lo mismo, en un lugar donde llueve casi todo el año, ahora le dicen que debe abstenerse de gastar agua en las labores propias del hogar: se le sugiere disminución en el consumo, so pena de padecer males mayores en su proveeduría.

Alguna vez en un trabajo legislativo, leí que Colombia y Costa Rica eran dos de los países con más metros cúbicos de agua por habitante en el mundo. Entonces, uno vuelve a aquellos cuestionamientos que hace unos años atrás nos hacíamos: la guerra del futuro va a ser la del agua; la del petróleo va en decadencia: los grandes intereses lo mantendrán en sitial de honor mientras sea necesario, nadamás. Es imprescindible no desperdiciar el agua, educar para su uso conciente. Pero, hoy en día, el terrorismo a través del agua puede ser perfectamente posible.

El agua, mentora de la vida, va a ser motivo de grandes conflictos en el futuro no muy lejano. En Costa Rica, según se desprendió del estudio que hiciera no hace mucho una de la televisoras privadas, dos empresas –Florida Ice and Farm y Coca-Cola- embotellan millones de envases con agua de dos fuentes ubicadas en la provincia de Alajuela y, siendo sus ventas precisamente millonarias, lo que pagan a la institución que regula el agua en este país es una bagatela fija, cada una, de seiscientos mil colones anuales. Si, como ciudadano, se tiene una finca y en ella existe una naciente, un acuífero, problemas ha de enfrentar ese ciudadano para lograr obtener un permiso de aprovechamiento del bien líquido. ¿Porqué?

Niño jugando

Volviendo al cuento de ciencia ficción, es posible que esas transnacionales de corte farmacológico en algún momento, si no ya, estén ensuciando el aire puro y, en contubernio, hagan el milagro de bacterializar las aguas públicas por su descuidado tratamiento, bastando con aminorar el abastecimiento de cloro en ellas o, en su defecto, impulsar enfermedades gástricas con solo el acto de alterar, más bien, su contenido proporcional, haciendo que las personas, sobre todo aquellas mal alimentadas, caigan en enfermedad y requieran consumir, comprar y usar, medicinas para su supuesta recuperación; pero, claro, sin saber siquiera de dónde les provienen sus males.

Una recomendación de buena fuente que he escuchado de gente que tiene estudios universitarios en química, para los casos en que uno tenga dudas de que el agua sea potable, aunque suene a solución casera pero que da excelentes resultados, es propinarle agua oxigenada al agua de beber. Cuando el agua no es tratada con cloro, su volumen se llena de diversas bacterias [como Shigella, Escherichia coli, Vibrio y Salmonella] o virus [como el virus Norwalk y rotavirus] y protozoos [como Entamoeba, Giardia y Cryptosporidium], y es necesario, para eliminar esos microorganismos, usar por cada galón de agua que se vaya a usar para el consumo humano, una onza de agua oxigenada de 10 volúmenes, es decir, la que se encuentra fácilmente en el mercado nacional; la otra solución hogareña y que nunca le falló a nuestras abuelas, es hervir el agua antes de tomarla.

La gripe correntona siempre mató a miles de personas en el mundo anualmente; ahora que se le ha puesto nombres diferentes [aviar y porcina -un impresionante H1N1-], ella se ha convertido en el best-seller de las vacunas que han engrosado las arcas de laboratorios como Roche  y del patentador Roomsfeld, cuando sabemos que nunca se ha podido detectar ese mal consuetudinario por cambiante, precisamente la razón de su escogencia.

Ya no solo es el peligro de las aguas per se: el exceso de lluvias, las inundaciones, el agua contaminada que mata a cientos de niños mensualmente, los tsunamis y los huracanes; podríamos estar supeditados a mentes tan dañinas y nefastas como los desastres naturales si las personas que están en posesión de esos dominios, así se lo propusieran. No es un secreto que las farmacoempresas han desbordado su poder sobre el rostro terráqueo.

sequía

La ausencia del líquido vital, la sequía, azota, también, a millones de hectáreas en ambos hemisferios.

La revista Forbes acaba de informarnos de cuáles podrían ser los personajes actuales más poderosos [que pudiera significar peligrosos] sobre la Tierra: nombra a Barack Obama, “el político mejor vestido” -como si se tratase de una pasarela-,  al ingeniero hidráulico de 67 años Hu Jintao, presidente del “Gigante chino” -amigo de por aquí-, a Putin en Rusia (o Medvedev), y escuchen!:  a Ben Bernanke, “presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, un organismo privado pero que se encarga de conducir la política monetaria de la nación más poderosa del mundo“, a los fundadores de Google, Sergey Brin y Larry Page, al mexicano Carlos Slim, megaempresario de las telecomunicaciones, a Murdoch, el dueño de Fox, a Mike T. Duke, presidente de Wal-mart, al presidente de Arabia Saudita y, por último, a Bill Gates, dedicado ahora con su esposa a labores filantrópicas. Pero, el pero que veo y siento, es que nunca nombrarán ni a las multinacionales ni a los ultranarcotraficantes. Sus actos no tienen fisonomías.

Somos insignificantes para esos conglomerados del dinero y la soberbia como personas físicas y reales; desde sus cumbres nos tantean virtualmente como si fuésemos gusanos gritando desde un cadáver.  Sin embargo, esa masa amorfa y anónima que, finalmente, componemos, es la fuente de sus éxitos. Si esa masa se mantiene enferma pero no muere, esa será la mejor y mayor estrategia de ventas posible de una farmacéutica transnacional. De hecho, las gripes aviar y porcina han disparado de una manera insospechada sus niveles de venta; su basamento es el miedo, el miedo de la gente por contraer una enfermedad o morir.  Sus files de normas erradicaron la bioética y enterraron cualquiera querencia teológica.

El éxito de muchas de esas megaindustrias se logra a través del deterioro atroz del globo y la vida que en él palpita:  se olvidan, pobres, de que ellos -sus titulares de propiedad- sobrevuelan  y navegan en el mismo vehículo agredido en el que nosotros transitamos.  Este:

planeta-tierra-pequeno1

La pregunta con respuesta es:  no deberíamos todos, urgentemente, cambiar nuestros malos hábitos de consumo, esos que cooperan con el deterioro planetario y cuidarnos un tanto más en saber qué es y porqué lo que consumimos, hasta del agua que tomamos diariamente?

Debemos querernos más. No podemos seguirle siéndole fiel a esa herencia letal de los deshechos ni ser benefactores ciegos de la englobante monstruosidad.

NOTA DE ADVERTENCIA: “Cada vez que vas a McDonald’s estás destruyendo este planeta.
McDonald’s y Burger King son 2 de las muchas compañías norteamericanas que usan sustancias venenosas para destruir grandes áreas de la selva tropical de Centroamérica, con el fin de crear terrenos de pastoreo para el ganado y proveer materiales necesarios para sus envases de comida rápida. 800 millas cuadradas de selva se necesitan para cubrir su demanda anual de papel. Cada año un área del tamaño de Gran Bretaña es destruido en la selva tropical. Ese proceso causa al menos la extinción de una especie animal, planta o insecto cada hora
.” [Texto extraído del fanzine chileno Nuevo Extremo Zine].

—————————

Recomendaciones:

http://www.opticaliteraria.com.ar/somos%20dispositivos%20para%20laboratorios.html

Anuncios

2 responses to this post.

  1. Posted by Mario León on 14 noviembre 2009 at 1:38 pm

    Querido amigo Pibe:
    Forbes ya aceptó al jefe del Cartel de Sinaloa, el Pocho Guzmán, como parte de la lista de los hombres más poderosos. Con ello, me parece, eleva al rango de las ocupaciones legales el nacortráfico.
    Después de todo, y en parte gracias a la ilegalidad como ocurrió con el alcohol, es un meganegocio que deja más que cualquiera de las blanqueadas empresas legales.
    Un abrazo,

    Mario.

    Responder

  2. De acuerdo, Mario. Gracias. Solo que en la lista que aparece hoy en Internet con el título de Los 10 más poderosos, aún no aparece susodicho personaje. Pero, sí, ya lo ratificaron.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: