LAS TROMPETAS DEL APOCALIPSIS: ORO Y URANIO, MINERIAS A CIELO ABIERTO

Mina de oro (Asturias, España)

Toda radiación ionizante es nociva para el tejido normal, dado que daña las células. Una vez absorbida por el cuerpo no hay manera de “limpiarla”. Su poder destructivo se instala en la médula de los huesos, en los órganos reproductivos y en otras zonas vitales del organismo. Sus efectos no son inmediatos, y la exposición produce tumores que aparecen décadas después, cuando es irreversible.”   Dr. Gordon Edwards y Dra. Stella Swanson   en  Uranio: plaga letal sin remedio.

Oímos continuamente a nuestros titulares de salud, voceros del gobierno en cuanto a los males pandémicos que azotan a la Humanidad, advertirnos acerca de los gravísimos peligros que nos acechan desde las gripes aviar y porcina -y les cuento que ya llega al escenario la caballar, y después quién sabe si la del zorro, la del venado, la del caimán combinada con la del cocodrilo, la de la gallina de palo, la de la pulga del osocaballo y hasta la gripe de las amibas, etc., asfixiando el inventario de la zoología conocida- y de cómo debemos estar tan aseados, tan limpios, tan pulcros, que nadie puede dejar de andar, en su bolso o salveque, alcohol en gel para que, cada vez que toquemos un asiento de autobús, una baranda de escalera, dinero, un cuadro, una mano, una botella, un vaso, cualquier artículo de supermercado, el mínimo detalle manual o digital, corramos a esterilizarnos, a pasteurizarnos como la leche Dos Pinos, recurriendo a la profilaxis, al saneamiento del cuerpo y, por tanto, del espíritu, blanqueado por la bondad de esos alcoholes, aguas oxigenadas y jabones antibacteriales, para no morir -con otra enfermedad parásita a la par: hipertensión, diabetes, cualquietcétera- en uno de nuestros hospitales institucionales.

Todo lo contrario de cuando crecíamos: llenos de tierra, al aire libre, expuestos a todo; ahora hay grupos de interés que no desean que nuestros organismos produzcan anticuerpos; abogan por cuerpos inseguros, endebles y enfermizos; verbigracia, consumidores de medicamentos.

Pero, inconcebiblemente, las autoridades de salubridad y seguridad de los países no nos informan ni nos advierten de lo peor, de aquello que, si comparáramos su nivel de malignidad y daño, esta familia gripal, por ejemplo, se proyecta como un beso de la amada, tal un cariño materno, un abrazo fraternal. Porque los males que se abalanzan sobre el mundo, la minería de oro a cielo abierto y la minería uranífera no tienen parangón en cuanto a su nivel de desastre. Información acerca de su peligrosidad no llega a los pueblos puesto que las esferas econo-políticas así lo consideran, burlándose de los ciudadanos y exponiéndolos cada vez más a esos flagelos verdaderamente letales.

Proyecto minero "Las Crucitas", iniciando.

En Página Abierta del 17-11-09, Simmel Ortegarrieta, con  brevedad objetiva, nos explica acerca del tipo de minería áurea que se trata de implantar en Las Crucitas y que se ha practicado en América Latina. A pesar de que el ejecutivo nos habla de que es de “interés nacional”, escasamente el proyecto dará empleo a 300 personas durante diez años, tiempo suficiente para sembrar desierto y desolación, muerte y contaminación en una zona boscosa de unas 400 hectáreas, donde la fauna y la flora ya no volverían.

En Yanacocha, Perú, una de las minas más grandes del mundo, se dieron las mismas promesas y la investigadora Marisancho Menjón dice que “A los opositores les llaman ‘enemigos del desarrollo’, los reprimen con palizas, amenazas y encarcelamientos.”  Un segundo caso es el de Cajamarca, estudiado por investigadores de la Universidad de Zaragoza: “La mina destruyó la vida y el futuro de 26.000 hectáreas y quiere abarcar otras 25.000, pese a la oposición del pueblo, que ve violados sus derechos; entre ellos, el del acceso al agua.” Y otro más, publicado en la Jornada, en México, firmado por Luis Hernández, “El nuevo saqueo: minería a cielo abierto”, denunciando lo que pasa en Varias, en la mina de oro Peñasquito, de la cual la iglesia católica ha dicho que “…fomenta desigualdades, atropella y excluye a las personas”. También, Alicia Dujovne publicó los resultados que encontrara en la mina La Alumbrera en Argentina y, entre otros desórdenes, afirma que “Se contaminan 100 millones de litros de agua diarios con cianuro” y la gente del pueblo se queja de que “…las cabras sangran por la nariz, se ven zorros pelados, las bodegas ya no compran nuestras uvas.”

Resultado final de una mina a cielo abierto: LA MINA QUE CONTAMINA

En todos los casos, los pueblos y sus tierras salieron perdiendo; al final, quienes han usufructuado de las exorbitantes ganancias son las compañías extractoras. Hay que recordar que, incluso, en E.E.U.U., el Tratado de Fuerte Laramie, de 1868, que daba una serie de derechos a los sioux, respetarles sus tierras -incluidas las Montañas Negras-, les fueron usurpadas nuevamente cuando se descubrió que en ellas había oro. Sencillamente, el presidente de aquel país, Ulysses S. Grant, permitió que el ejército dejara entrar a los oreros. Y luego de romper todas las normas, las Montañas Negras les fueron quitadas en 1877.

Una vocera de los sioux, Charmaine Cara Blanca, ha dicho que “Llamamos al oro el metal que vuelve locos a los hombres”, y como si eso fuera poco, hoy, Jahr Jamail afirma: “Les han quitado la mayoría de las tierras que eran de los sioux y lo que queda ha sido arrasado por la contaminación radiactiva.” [Global Research/Truthout]

Tierras Sioux

En estas zonas no crece nada, no puede crecer nada. Son demasiado radiactivas”, dijo Cara Blanca del campo de prisioneros 344, la Reserva India de Pine Ridge.  Y “Ward Churchill y Winona La Duke afirman que el presidente estadounidense Richard Nixon había declarado el territorio del Tratado de 1868 “Zona Nacional de Sacrificio”, lo que implicaba que el territorio, y su gente, eran sacrificados al uranio y a la radiación nuclear.” Las tribus navajo y los hopi en Nuevo México han sido expuestas, también, a material radiactivo. En todas esas zonas se encuentran miles de pozos y minas radiactivas abandonados sin tapar y sin demarcaciones.

Huellas de la guerra con uranio empobrecido

Sin palabras.

Imaginen cuando se despierte aquí lo que suelen llamar el “enjambre” del oro, -como una fiebre- y seamos abarrotados de compañías extranjeras sedientas de riqueza: ¿cómo van a dejar estas tierras? Porque vendrían a eso y nadamás. Las consecuencias ambientales o salubres jamás les importarán. Y no sabemos si solo vienen por el oro o si, además, esperan encontrar otros metales tal el perverso uranio, del cual el uranio empobrecido (DU) -en gas o polvo- es temible. El residuo del proceso de enriquecimiento, consistente sobre todo en U-238, es lo que se denomina uranio empobrecido.

Leuren Moret, presidenta de Científicos para los Pueblos Indígenas y de la Comisión Ambiental de la ciudad de Berkeley informó: “En mi investigación sobre el uranio empobrecido durante los últimos 5 años, la información que más perturba se refiere al impacto en los niños no-nacidos y en las generaciones futuras de los soldados de ambos lados que prestan servicio en las guerras de uranio empobrecido, y para los civiles que deben vivir permanentemente en las regiones contaminadas con radiactividad.” Y es que el uranio únicamente sirve para la fabricación de armamento, municiones y bombas nucleares.

Por sus efectos en las madres, muchos niños nacen sin ojos (anophtalmos), sin brazos, sin cerebro o encéfalo y algunos nacen como verdaderos pedazos de carne, o con los órganos fuera de sus cuerpos, “anomalías congénitas en la espina dorsal, anomalías congénitas renales, septicemia, meningitis, thalassemia, así como una cantidad significativa de casos no diagnosticados a diferentes edades.”

Canadá es el mayor productor y exportador del planeta, seguida de Australia y E.E.U.U., del más peligroso de los metales conocido porque donde hay exposición de uranio, los diferentes tipos de cáncer se disparan de una forma insospechada y a edades muy tempranas y las malformaciones congénitas en niños son sencillamente horrorosas, indecibles. Los personeros de gobiernos que permiten estos escenarios son desalmados e inhumanos. Me atrevo a asegurar que por ahí le empieza la cola al Demonio, al verdadero, ese que muchos buscan fuera de nuestra Tierra.

Las gripes, el narcotráfico, la contaminación, la basura y aun la minería del oro son apenas bebés a la par del monstruo antivital que es el uranio y sus manifestaciones; las consecuencias dramáticas de su radiación llevarán a la Humanidad entera a su fin. No es necesario hoy enarbolar el estandarte de profeta, pero sí, esa es la profecía de no hacer nada las organizaciones mundiales por detener este problema; esa será, sin duda, la profecía del S.XXI.

Soldados de la coalición en Irak

Los soldados estadounidenses fueron a la guerra del Golfo, a Afganistán, a Irak, y volvieron enfermos, con el síndrome del “semen ardiente”; sus esposas quedan embarazadas y, por lo general, tienen que practicar el aborto. 240.000 veteranos de guerra están inhabilitados médicamente y de ellos han muerto 11.000.

Los indios sioux pudieron advertir a sus jóvenes de que se resistieran de visitar sus tierras sagradas para evitar la radiación y poder procrear y multiplicarse, puesto que está disminuyendo su población; pero, en el caso de las poblaciones de Afganistán e Irak, países bombardeados con toneladas de uranio, tal y como lo manifiesta Ernesto Carmona [La guerra del uranio: la guerra ignorada], ese polvo metálico es llevado por los vientos, por las tormentas de arena, por el suelo, el agua y los seres vivos, de modo que hoy las poblaciones de Irán, Paquistán, Turquía, Turkmenistán, Uzbekistán, Azerbaiján, Kazakhstán, China, India, Rusia, Georgia, Arabia Saudita, Siria, Líbano, Palestina e Israel, están condenadas a respirar partículas de uranio. Esas partículas duran millones de años en transformarse para dejar de ser nefastas. Todo queda contaminado, el aire y el agua, los seres vivos, la flora y las piedras, los granos, la vida, nosotros: el futuro atemporal, inservible.

!Salvemos a la Tierra;  ayudémosla a sobrevivir!

——————————————————-

NOTA: Son tan fuertes las fotografías de las malformaciones en niños producidas por la radiación de residuos de uranio, que dejo el link de un documento a propósito, por si alguien desea observarlas.

http://cires.org.ve/pdf/salud-n3a06.pdf

Mina la Alumbrera, Argentina

Anuncios

10 responses to this post.

  1. Posted by Dona on 24 noviembre 2009 at 10:28 pm

    Esta es la noticia más escandalosa para el planeta Tierra. Nada noble justifica la explotación del uranio, e irremediable es y será el desastre. La pregunta es: ¿Cómo detenerlo?

    Responder

  2. Posted by David Portilla on 25 noviembre 2009 at 8:35 am

    La ambición del hombre ha prevalecido durante toda su existencia, y esa ambición nos llevará al exterminio de nuestra raza. Aunque existen varios grupos organizados tratando de evitar el “holocausto”, yo considero que no tienen la fuerza suficiente; pesa más los intereses de unos cuantos que nuestra propia existencia. Es una lástima que nos exterminemos ya tan rápidamente a pesar de que la Naturaleza nos manda constantes señales de auxilio; todavía no somos capaces de descifrarlas y tomar otro rumbo. Es poco el tiempo: la pregunta más bien es: lograremos abrir los ojos antes de que nos lo cierren por siempre?

    Responder

  3. Gracias por sus comentarios. Es tan serio el problema que es muy probable que escriba más artículos al respecto. Es necesario hacer conciencia. Desde ella podemos cimentarnos mejor. Es impresionante cómo el Pentágono soslaya el asunto sin darle la importancia rotunda que merece. Muchos son los soldados que ya han demandado al Ejército norteamericano. Millones de seres humanos estamos en riesgo continuo.

    Responder

  4. Posted by afner03 on 25 noviembre 2009 at 3:32 pm

    Hay algo que le falta al ser humano: se llama conciencia.

    No sé qué más decir: corazón, conciencia, altruismo, humanismo; todas caben, pero la conciencia es la que no nos deja vivir si le fallamos. Cómo harán los responsables de esta catástrofe para vivir?

    Solo ellos lo sabrán.

    Responder

  5. Posted by Humboldt on 26 noviembre 2009 at 1:29 pm

    Definitivamente que el poder ciega: ya no es el Imperio Romano, el británico o el Reich alemán; ahora, el negocio que se maneja en las altas esferas económicas de los Estados Unidos -y otros- es tal, que les vale un comino lo que suceda con las futuras generaciones. El problema es que ya las presentes sufrimos los vejámenes que estos “bastardos sin gloria” le están imponiendo a nuestro planeta!

    Responder

  6. Posted by Mario León on 2 diciembre 2009 at 5:51 pm

    Apreciado Pibe:
    No agrego nada a lo expuesto, salvo este pequeño comentario. El periodista de la mina Las Crucitas, critica que uno de los ecologistas, cuando le preguntaron cuánto costaría el impacto ambiental, no supo qué contestar. La pregunta es ociosa y no tiene respuesta: hay bienes invaluables, máxime en un ecosistema tan delicado como el nuestro. ¿Cuánto vale un amor perdido? ¿Cuánto una lapa, un armadillo? ¿Cuánto un ser humano? Uno de los choferes asesinos (ebrios) se mostraba como en fiesta durante el juicio por la muerte de una joven y la amputación de un miembro de otra. Cuando le preguntaron, dijo que, después de todo, iban a recibir 100 millones de colones en indemnazaciones.

    Los riesgos y enfermedades profesionales en Costa Rica se retribuyen mediante una indemnización, y el Código de Trabajo establece cuánto vale un ojo, un dedo o un muerto.

    “Poderoso señor es don dinero”; pero, más poderosa es nuestra Madre Tierra.
    Fraternalmente,
    Mario

    Responder

  7. Posted by Marcos on 23 abril 2010 at 9:05 am

    Soy de México, oriundo específicamente del estado de Chiapas, un estado al que todo mundo le anda haciendo mucha promoción y al que en algunas ciudades principales han comenzado a aparecer tiendas departamentales de compañías de prestigio, me enteré de que en la región frailesca, se planea construir una mina a cielo abierto y nadie hace nada, no podemos permitir que se siga destruyendo a nuestra madre naturaleza, y de seguir así nos va a costar mucho arrepentirnos después, maldito dinero, malditos capitalistas, “Hasta la victoria siempre”

    Responder

  8. Posted by Amri on 14 octubre 2010 at 10:06 pm

    Si la vida se nos terminara hoy, donde iria todo el oro que se ha recogido, toda la ganancia persibida por los grandes magnates, que sin importar la tierra ni lo que en ella habita hacen destruccion no solo para el presente si no tambien para el futuro.
    Que de esas tierras que ya han sido explotadas, queda solamente como un paste sin nada que obtener, y eso es lo que le dejaremos a nuestros hijos, nietos un planeta destruido sin fruto y con humanos sin fuerza, porque ya toda se ha terminado con las radiaciones que estos sistemas generan, a pero se me olvidaba que talvez los inventores de estos proyectos tambien han de ser dueños de grandes droguerias, que les favorencen que las personas cada dia sean mas enfermizas porque si no de donde saldrian sus ganancias millonarias, y que a la vez el ser humano tenga deficiencias mentales para no poder pensar y seguir siendo ellos los dueños de todo, pero no piensan en que tambien viven en el planeta tierra, lugar que ellos mismos destruyen y que estan cabando su propia tumba, lastimosamente se llevan de encuentro a todos los que le rodean. Que Dios haga su obra en estas mentes y que puedan reconocer a tiempo el mal que hacen sin esperanza de encontrar una solucion, solamente el cambio de actitud.

    Responder

  9. Posted by david on 28 octubre 2010 at 2:12 pm

    es una pena que en todo el mundo exista esta injusticia, aqui en bolivia sucede lo mismo o tal vez peor una empresa a eliminado nuestros recursos, y la justicia lo incubre ademas nuestro gobierno solo predica una accion que nunca realizara me gustrai que se comuniquen con migo para que pueda mostrarles algunas fotografias para que se den cuenta de los que les digo espero su respuesta

    Responder

  10. Posted by CHOYERO D LOS CABOS, MEX on 23 enero 2011 at 3:33 am

    NO PERMITAMOS KE SIGAN DAÑANDO ASI ALA NATURALEZA, Y A CIUDADES PROSPERAS PARA LA SATISFACCION DE UNOS CUANTOS, KE PARA EL COLMO HASTA EXTRANJEROS SON …

    EN BAJA CALIFORNIA SUR, HAY UNO GRUPO INTERESADO EN INTALAR MINA A CIELO ABIERTO, NATIVOS Y FORANEOS, TANTO NACIONALES COMO EXTRANJEROS, NO ESTAMOS D ACUERDO CON ELLO, Y PELEAREMOS HASTA LA ULTIMA INSTANCIA …BAJA CALIFORNIA SUR ES UN DESTINO D INDUSTRIA TURISTICA 100% NO MINERA…
    ..TAMPOKO ESTOY A FAVOR DEL NARCOTRAFICO, PERO CREO KE ESTE HACE MENOS DAÑO KE LAS MINAS A CIELO ABIRTO, Y TODAVIA DEJAN MAS RIKEZAS A UNA CIUDAD -AUNQUE NO D BUENAS FUENTES–

    —-FELIPE—CALDERON—HINOJOSA——…SI NO PUEDES CON EL PAQUETE, RENUNCIA …TOMASTE PROTESTA,CUMPLE TU PALABRA

    NO A LA MINERIA A CIELO ABIERTO EN LA BAJA SUR, NI EN NI UNA PARTE D MEXICO !!!!

    ATENTAMENTE, CHOYEROS UNIDOS !!! 😉

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: